Reflexiones

Cancho de Benhará, un buen sitio para pararse y mirar


De sobras es conocida la afición de los jubilados por las obras. Es fácil verlos, preferentemente de mañana, sentados en un banco viendo como otros excavan una zanja o enlosan una acera; o de pie, detrás de una valla, observando como poco a poco, día a día, un edificio va adquiriendo forma. ¿Aburrimiento? ¿Añoranza? ¿La fuerza de la rutina que lucha con la centrífuga-social, con esa fuerza que te va empujando y marginando hacia afuera, hacia los límites de la inutilidad? Si todos somos animales de costumbre, imagínense a un jubilado, con una costumbre mínima de 65 ¿o son ya 67? años a sus espaldas.

El animal de costumbre que más se asemeja al jubilado creo que es el parado. También es fácil verlos cerca de las obras y los tajos, pero claro, queriendo entrar en ellos, queriendo formar parte de ese trajín. Cuando no logran vencer a esa fuerza centrífuga que les expulsa de los trabajos, es cuando más se parecen a los jubilados: acaban buscándose un banco, un sitio para sentarse y observar.

Desde el 13 de noviembre me han hecho pertenecer a este segundo colectivo, a la manada de los parados. Como aún es todo tan reciente, y como ya tengo algo de experiencia en estos trámites de verme centrifugado, estoy buscando bancos y lugares bonitos para sentarme y observar.

Por de pronto he encontrado un banco espectacular, aunque más bien es una especie de terraza natural: el Cancho de Benhará, en Los Barrios. Desde ese banco se puede admirar una obra bellísima, pues se alcanza a ver todo el arco de la Bahía de Algeciras, desde Punta Carnero hasta la sierra de Montecoche. Un sitio ideal para ver cómo avanza esta obra nuestra, dar de comer a ¿los buitres?, o hartarse de madroños y pillar una buena. Las siguientes caminatas las haré por esta zona: Garganta de benhará, de la sepultura, Carrera del Moro, el Mesto… ¿Un senderista… parado?

Por último, y para que vean que no soy rencoroso, quisiera invitar a Bernabé Ramirez, a la última pieza del engranaje que me ha puesto de patitas en la calle, a que se una a mi manada, a que se siente conmigo, paraditos los dos, en este majestuoso banco; eso sí a ser posible que no espere a jubilarse.

Más FOTOS en el MURO de dCaminata en FACEBOOK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s