Caminatas·P.N. Los Alcornocales

Río de la Miel (Para envolverlo y regalarlo)


Poza de la Chorrera

Termino con esta ruta, la primera del 2012, esta trilogía que me ha salido sin querer  queriendo sobre el río de la Miel, pues son  tres las caminatas seguidas que por un motivo u otro he realizado últimamente por este hermoso y popular río. Si en la primera lo subimos para enlazar y descender por el sendero de los Prisioneros, y en la segunda descendimos por la sierra opuesta, por las Esclarecidas; en esta tercera hemos querido ser un pelín menos intrépidos y hemos dado media vuelta a un poco menos de la mitad del camino de los arrieros, también en la ladera baja de las Esclarecidas. En las dos primeras fui con amigos; en esta última con parte de la familia: con Toñi, mi mujer, y dos cuñadas, Alexandra y Susana.

Características de la ruta:

  • Trazado: Circular, o más bien en forma de lazo o moña.
  • Distancia: 5.5 kilómetros de papel de regalo.
  • Dificultad: Fácil – moderada, aunque prefiero cruzar el Parque de los Alcornocales de punta a punta que ir de compras una mañana entera en un centro comercial.
  • Duración: 3 ó 4 horas ( a los que tengan niños les perecerán muchas más, por suerte)
  • Mejor época para hacerla: Cumpleaños, aniversarios  o cualquier otra celebración.
  • Restricciones: Niños, mejor no. Esta es una caminata para hacerla en pareja, aunque ahora que caigo… a nosotros se nos pegaron… ¿cómo se decía antiguamente? ¿Dos escopeteras, sujetavelas, carabinas…? Y no nos dejaron disfrutar del campo en todas sus dimensiones. Que no, jajajaja, que es broma cuñaitas, un placer la compañía.

Como se habrá sospechado, me he querido marcar el pegote y le he regalado a mi mujer (entre otras cosas, claro) por los Reyes Magos, una caminata. En estos tiempos que corren, quizás sea una buena elección aminorar la velocidad y ponerse a ANDAR. Así, a paso de persona se ve la vida con otra perspectiva, y se tiene más tiempo para atrapar las imágenes y los pensamientos. Eso creo que sucede cuando se termina una ruta por el campo; esas imagenes y sensaciones siguen revoloteando a nuestro alrededor por un tiempo y al final nuestra memoria, cual pendrive caprichoso y extraño, retiene unas y desecha otras. Regalar una caminata puede parecer un regalo efímero, pero quizás no lo sea tanto. Me conformo con haber contagiado a mi mujer esa sensación y haberle mostrado este singular e irrepetible rincón de nuestra tierra que todavía no conocía tan a fondo.

Pues eso, amigos senderista, regalen a sus parejas senderismo, y como poco conseguirán sorprender. Se me preparan la ruta, meten en la mochila un par de bocatas de lujo, por qué no una botellita de cava, hacen unas fotografías de recuerdo y quedan tan divinamente. Cualquier sitio bonito vale, aunque yo propongo ésta del Río de la Miel.

Itinerario de la ruta

El inicio oficial de ruta lo tienen en la Barriada del Cobre, en la pista forestal que parte de la Calle Maestra María Luisa, aunque yo prefiero empezarla al final de la Calle Curro Muela, al lado de unas antiguas dependencias de la Guardia Civil que hoy día son utilizadas como rancho y cabreriza. En este enlace de Wikiloc puedes ver más detalles de la ruta. Desde ahí, y siguiendo esa pista, llegamos al puente del río. Si su pareja no conoce la historia tanto humana como natural del entorno, te la preparas previamente a fondo, y la vas largando a lo largo del camino. Así empiezas a sumar puntos.

Inicio de ruta: de izquierda a derecha Susana, Toñi (mi mujer) y Alexandra

Calentando motores

Apareciendo cual Venus Afrodita

Una vez en el puente desenfunda la cámara y te pones a hacerle fotos a tu pareja como si fueras un fotógrafo profesional. El puente da mucho juego, tanto arriba como abajo del arco. Ese momento será perfecto para sacar una chuleta del poema de Ibn Abi Ruh, del s. XII, titulado “El río de la Miel” y recitarlo a mano alzada como lo haría mi admirado Rafael Alberti:

Detente junto al río de la Miel, párate y pregunta
por una noche que pasé allí hasta el alba, a despecho de los censores,
bebiendo el delicioso vino de la boca o cortando la rosa del pudor.
Nos abrazamos como se abrazan las ramas encima del arroyo.
Había copas de vino fresco y nos servía de copero el aquilón.
Las flores, sin fuego ni pebetero, nos brindaban el aroma del áloe.
Los reflejos de las candelas eran como puntas de lanzas sobre loriga del río.
Así pasamos la noche hasta que nos hizo separarnos el frío de las joyas.
Y nada excitó más mi melancolía que el canto del ruiseñor.

Aquí, una de dos, o seguimos sumando puntos o los perdemos todos de golpe, que todo puede ser. Antes de continuar, y como seguro se cruzarán con más gente, no duden en pedirles que os hagan fotos juntos.

Poza de la Chorrera. Final de la ruta oficial

En ese muro de la foto de arriba termina el sendero oficial. Para continuar adelante, que es lo que nos proponemos, se ha de pedir permiso a la oficina del Parque, al tlf. 956418601. Si lo que hemos visto hasta ahora nos ha gustado, lo que nos espera más arriba nos hará flipar en colores. Por cierto, y hablando de colores, si la caminata la hacen en primavera pongan atención a los rosas y púrpuras característicos de la flora de los canutos: adelfas, ojaranzos; y al omnipresente verde de los helechos y demás flora de la laurisilva.

Una vez que saltamos el murete y dejamos atrás la Poza de la Chorrera cruzamos a la otra orilla, al margen derecho del río. Nos adentramos canuto arriba por la vereda que aunque no esté señalizada oficialmente, sí lo está con hitos de piedra. En algunos tramos es aconsejable salirse un poco de la vereda y acercarse al caudal. No teman a perderse… o a lo mejor es eso lo que buscan…

Debemos calcular un kilómetro o algo más hasta que lleguemos a otro espectacular alto en el camino: la Poza de la Cola de Caballo.

Cruzando a la otra orilla

Que yo me la llevé al río pero ¡ay!… no estábamos solos 🙂

Esto sí que es un regalo para los sentidos

Toñi en la Poza de la Cola de Caballo

He aquí la Poza y el salto de agua conocidos como la Cola de Caballo. No dudes en sacarle humo a tu cámara. A partir de aquí andamos y calculamos nuevamente uno 500 metros más o menos; llegaremos a un sitio donde nos será imposible avanzar pues una laja nos cortará el paso. Es momento de cruzar otra vez el río; otros dos hitos de piedra (que seguramente sigan ahí) nos marcará el lugar. Otra pista: unos 20 o 30 metros antes de este cruce del río nos encontraremos con un gran árbol caído.

Está claro que este es el sitio para cruzar ¿no?

Una vez en el otro margen ascendemos por la ladera unos 40 metros, y conectaremos con el camino de arrieros que faldea toda la parte baja de las Esclarecidas paralelo al río de la Miel. Nosotros torcemos y descendemos a la derecha. Esta bella vereda nos dará una buena perspectiva del tramo de río que hemos andado y del que queda más arriba. Una joya geológica formada durante millones de años y que nosotros, ya puestos, nos regalaremos y engarzaremos al cuello.

Este camino nos llevará directamente al Molino del Aguila, tras cruzar un par de arroyos y pequeñas gargantas. Eso sí, pongan cuidado pues hay un par de desprendimientos, pero que se pasan sin peligro alguno.

Conectando con el camino de los arrieros: a la derecha

Garganta del Río de la Miel

Mi Toñi

Y ahora los dos

En el Molino del Aguila

Desde el Molino del Aguila, donde mi mujer se muestra victoriosa, retomamos el sendero oficial y sanseacabó. Acabamos una ruta sencilla, pero a ratos con su pequeña dosis de aventura. Finalizamos una caminata hermosa, y sobre todo auténtica, como la que llevamos andando juntitos los dos desde hace ya 13 años, con la diferencia de que esta última, la caminata vital, no finaliza en ningún sitio diríamos que más o menos cercano.

Las hermanas Quintanas en el puente

2 comentarios sobre “Río de la Miel (Para envolverlo y regalarlo)

  1. Pero que meloso que eres, coleguita.
    Bueno, a ver si pronto nos vamos otra vez de caminata. Mi compañero de trabajo Francis hizo el otro día una que sube hasta lo alto de Risco Blanco por detrás, a más de setecientos metros de altura, según me dijo. A ver si me pasa la información, pero me ha dicho que al comienzo de la ruta se llega a través de una salida de la Ruta del Toro. O sea, que no lo hizo desde Facinas. Puede ser interesante.
    Nos vemos

  2. Hola Juanma, Me han pasado los datos de tu blog a través de un familiar tuyo creo y la verdad es que te lo curras a base de bien. Hoy que escribo he realizado una ruta que comparte parte a la que aquí blogueas por el sendero que llamas de los arrieros. A ver si tenemos la oportunidad de conocernos y me enseñas alguna ruta interesante. Si quieres puedes ver algunas de mis rutas en wikiloc. Mi nick es zerous. Un saludo, te seguiré leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s